- Text Size +

Título: 5 veces en las cuales culparon a Spock por la naturaleza de su genética y 1 vez en la que él mismo se adjudicó la responsabilidad

Autor: Lady chibineko
(Miembro de la Orden Sirusiana)
(Miembro de la Mazmorra del Snarry)
(Alumna de la casa de Hufflepuff en Media Noche en la Torre de Astronomía)

Disclaimer: La franquicia de Star Trek es propiedad intelectual de Gene Roddenberry y los respectivos productores de cada saga. Esta historia entra en Star Trek: el Universo Alterno ("Alternate Original Series" o "AOS") que nos trajo J.J. Abrams en la película del 2009.

Advertencia 1: Este es un fic slash, lo que quiere decir relación chico-chico; si no es de su agrado este tipo de lectura por favor no sigan.

Advertencia 2: Christina Chapel sigue como enfermera en el Enterprise y Pike sobrevivió al ataque de Khan y aunque tardó mucho en recuperarse y casi muere en más de una ocasión, lo logró y sigue siendo el almirante que vela por Kirk.

Dedicatoria: A l@s amantes del Spirk a nivel mundial, feliz día del Spirk este 15 de Setiembre del 2015.

En fin, enjoy the chapter please!

Capítulo I: Sarek

S'chn T'gai Spock, de la Casa de Surak, se encontró a si mismo esperando junto a sus padres en una de las estancias de la más prestigiosa casa de sanación del planeta Vulcano.

Había llegado varias horas para recoger los resultados de una cita previa, pues había llegado a la edad en la cual era posible estimar en cuanto tiempo alcanzaría el joven vulcano la madurez sexual, cuál era su capacidad reproductiva y, quizás o más importante, el momento aproximado en el cual llegaría su 'Tiempo', que era como los habitantes del planeta se referían al Pon Farr o el tiempo de celo de la especie, la cual se repetía en ciclos de una vez cada siete años estándar y durante el cual el vulcano afectado debía de aparearse a fin de no sucumbir ante las flamas del Plak Tow y perder la cordura o incluso morir.

Con trece años de edad, Spock estaba experimentando varias cosas que un verdadero vulcano no se suponía tendría que experimentar.

En primer lugar estaba muy apenado. Todo aquello había comenzado varios días atrás, cuando había despertado con una molestia en la zona baja tras un sueño nada lógico. Había tratado de desaparecer la evidencia, pero su madre lo había atrapado y pronto su padre se había enterado también. La humillación, sin embargo, no había acabado allí. Pronto su bisabuela, la matriarca T'Pau, también había sido informada y la cita en la casa de sanación había sido hecho a... más personas enteradas de su vergüenza. Luego fue sometido a varias pruebas y preguntas y le extrajeron muestras de sangre y semen, y ahora se encontraba esperando los resultados.

Luego estaba ansioso. Otra sensación carente de lógica, tal y como se lo había informado su padre. Y sin embargo no podía evitarlo. Dependiendo de los resultados Spock sabría a qué edad debería de celebrar el enlace final con su elegida T'Pring. No que ello le atrajese mucho, él estaba más interesado en investigar y estudiar que en enlazarse, pero aquello era parte de la vida de todo vulcano y Spock en verdad quería ser reconocido como un igual por los otro habitantes del planeta, y sobre todo por su padre de quien en más de una ocasión había recibido aquella mirada de desaprobación al ser demasiado humano para los estándares de la raza.

Y por último, estaba incómodo en aquella sala de espera, esperando aquellos resultados al lado de sus padres, mientras intentaba no mostrar ningún estado anímico (lo cual era impropio de cualquier vulcano lógico que se precie de ser tal).

Sin embargo, al parecer no estaba haciendo un buen trabajo, lo cual supo en el momento en que su madre Lady Amanda se acercó a su oído y susurró despacio.

- "Tranquilo, sea cual sea el resultado todo va a estar bien, sa-fu. No te preocupes."

Spock se envaró un poco cante aquellas palabras, tras lo cual dio un atisbo de mirada a su padre, notando la desaprobación casi de inmediato.

Una máscara de fría indiferencia se instauró en su rostro.

- "No veo razón para preocuparme, ko-mekh. Las muestras biológicas ya fueron procesadas y los resultados escapan a mi voluntad. Lo lógico es planificar los años futuros de manera aprovechable a partir de lo que digan los sanadores, tal y como hace todo ciudadano vulcano."

Spock sintió, más que ver, a su padre asentir ante lo dicho por el adolescente, con lo cual parte de su ansiedad se aplacó; pero fue la suave caricia de apoyo que su madre le dio de manera casi imperceptible al apoyar el torso de la mano contra el brazo de su hijo por unos segundos, lo que ayudó a Spock a no perder la cabeza durante las dos horas extra que siguió esperando.

La verdad era que se estaban demorando mucho, los resultados debieron de haber sido entregados para cuando Spock y sus padres llegaron y sin embargo les informaron que faltaban algunas pruebas y que les tomaría unos minutos más. Sarek no había visto la lógica de irse y volver de ser así, por lo que se sentaron a esperar.

Y dos horas después seguían sin resultados a la vista.

Entonces por fin una joven vulcana se acercó y solicitó a la familia pasasen al despacho del sanador Sovik, el encargado de los estudios realizados en Spock en la anterior visita.

El sanador Sovik por fin se presentó ante los tres que lo esperaban y los instó a tomar asiento tras saludarlos con el ta'al, tras lo cual él hizo lo mismo y tomó un PADD en la mano.

Durante 42 segundos (Spock notó con aprehensión) nadie habló en el consultorio, hasta que finalmente el sanador rompió el silencio.

Luego del protocolo introductorio acostumbrado en la sociedad vulcana, dio a entender que los resultados obtenidos no solo habían sido diferentes a los normales, sino por completo inesperados.

Sarek enarcó una ceja al tiempo que ladeaba la cabeza, tras lo cual tomó la palabra.

- "¿Es mi hijo capaz de tener descendencia con su elegida?"- fue la pregunta que hizo y el sanador miró a Spock brevemente antes de contestar.

- "No, su hijo no es capaz de tener descendencia con su elegida o con ningún otro vulcano."

Lady Amanda bajo la mirada y Sarek asintió, mientras que Spock sentía como si lo hubiesen lanzado dentro de una piscina de agua helada, tal y como había pasado cuando al contar con 8 años estándar de edad, había ido con su madre a visitar a parte de su familia humana en el planeta Tierra, y sus primos le habían jugado una mala broma.

Sarek sin embargo continuó con la misma voz monótona y pausada de siempre.

- "En ese caso, Spock al igual que casi todos los híbridos, es estéril. Era una posibilidad, y aquella que es mi esposa y yo la aceptamos."

¿Posibilidad?

A Spock la cabeza le comenzó a dar vueltas. No era un verdadero vulcano y su padre ya se lo esperaba... había estado decepcionado de él incluso antes de saber los resultados. Ni siquiera el ligero apretón de su madre en el brazo logró infundirle algo de calor.

Hasta que el sanador Sovik continuó.

- "En realidad Sarek, su hijo no es estéril. Su semen contiene espermatozoides vivos y móviles, simplemente no son compatibles con los óvulos vulcanos."

Sarek por un momento pareció quedar sin palabras, y ante aquello la Lady Amanda se atrevió a preguntar.

- "¿Con óvulos humanos entonces? Tal vez Spock sea compatible con humanos."- había esperanza en su voz.

A Spock se le puso la piel de gallina mientras observaba a Sovik, quien luego de un rato respondió.

- "Negativo. Las pruebas y estudios adicionales que se realizaron y finalizaron 27.3 minutos atrás, se realizaron con la intención de buscar una compatibilidad reproductiva ante las características encontradas en los espermatozoides de su descendiente y las especies conocidas en el universo; sin embargo, el encontrar una especie adecuada para que su hijo proceda a aparearse y tenga a su vez descendencia propia, no ha sido posible."

Spock vio a sus padres asentir, su padre ligeramente interesado y su madre resignada. Entonces el sanador continuó, pero Spock dejó de atender a lo que se estaba diciendo, puesto que todos sus sentidos estaban enfocados en su madre.

- "Spock."- llamó sin embargo Sarek- "Escucha lo que el sanador Sovik tiene que decir."

- "Como los resultados lo muestran, la sangre humana de Spock alivia las llamas del 'Tiempo' de su hijo, por lo cual no solo aseguro su retraso, sino que pronostico que no se presentará en él al llegar a la edad adulta adecuada."

Ante aquello Sarek asintió una vez más, mientras que Amanda suspiraba aliviada. Por lo menos su niño no sufriría la misma suerte que Sarek y todos sus congéneres, sobre todo porque dudaba que su hijo encontrara una pareja adecuada luego de tales pronósticos.

Y así fue que sucedió.

Al saberse los resultados de los estudios realizados en Spock, el clan de T'Pring solicitó la disolución de la unión rudimentaria a la cual ambos jóvenes habían sido sometidos a la edad de 7 años, y Spock quedó libre, como ningún vulcano verdadero quedaría, de verse sometido luego a un enlace arreglado.

Otro motivo para no sentirse un vulcano completo.

- "No hay nada que se pueda hacer al respecto, hijo mio."- le había dicho Sarek al salir del salón ceremonial de la Casa de Surak, tras la disolución del enlace rudimentario- "Es simplemente una consecuencia de tu combinación genética."

Spock bajó la vista ante aquel hecho y lo aceptó, después de todo no había otro a quien culpas más que a si mismo.

Él era y siempre sería demasiado humano para ser vulcano.

Fin del primer capítulo


Notas de la autora:

¡Hola a todos!

Vengo aquí con mi primer Spirk, con todas las ganas de celebrar este año 2015 el Día Internacional del Spirk por primera vez. Así que ¡Feliz 15 de Setiembre! ¡Feliz día internacional del Spirk!

Este fic es relativamente corto (solo 6 capítulos con poca extensión) y anda avanzado, así que no se va a quedar atracado.

En todo caso, gracias por leer y recuerden que los comentarios nunca están de más.

Un beso felino para todos.

chibineko chan
(Miembro de la Orden Sirusiana)
(Alumna de la casa de Hufflepuff en Media Noche en la Torre de Astronomía)
(Miembro de la Mazmorra del Snarry)

~.~.~.~.~.~


Campaña de NO AL PLAGIO

Digamos NO al plagio, este mensaje va dirigido al público, para que el trabajo de cada uno como autor sea tratado con el respeto que se merece. Recuerden que cada obra es como el bebé de cada uno de los que creamos dichas obras; y como tales amaremos y protegeremos esas obras dándole lo mejor de nosotros para que el resto del mundo pueda disfrutar con el resultado final. Por eso, si sabes de algún caso de plagio, denúncialo al autor del respectivo trabajo, ten por seguro que dicho autor te lo agradecerá. Gracias

You must login (register) to review.