- Text Size +

Durante años he dado clases en la Academia de la Flota Estelar.He tenido alumnos de todos los tipos:inteligentes, geniales, brillantes, carismáticos, engreídos, sencillos...de todas las razas conocidas de la galaxia.Pero hoy cuando ¡Al fin!-ese suspiro de alivio no es mío-me jubilo...lo que me queda como principal recuerdo es, la ILUSIÓN que nunca perdí a lo largo de los años; ilusión por cada nueva promoción de cadetes, e ilusión, antes de eso, por cada nueva misión que nos llevaba a mí y a mis compañeros al espacio profundo una vez más.

Me retiro, pues, y lo hago a una edad, a la que muchos haría ¡décadas! habrían djado su trabajo...Algunos compañeros de la Academia,mucho más jóvenes que yo,a menudo, al respecto, dicen:"¡Pero tú eres Nyota Uhura!"-como si con ese nombre, el mío, nada más hubiera de explicarse.

Y es que realmente pertenezco a otra generación; una generación  de la que vamos quedando muy pocos...

Mis viajes en la nave Enterprise del capitán Kirk, hoy son legendarios y leo en esas miradas el asombro y la envidia cuando algún nuevo jovenzuelo, y no tan joven, me es presentado por primera vez, porque saben que formé parte de aquella aventura...

Recuerdo aquellas naves de entonces, con aquellas espartanas habitaciones privadas, incluso las de los oficiales o la del capitán...recuerdo el uniforme y cómo era su suave tacto sobre mi piel, recuerdo...¡Tantas cosas!. Las cosas oficiales y las que nunca se dijeron y que solo los del puente de mando de aquella Enteprise conocíamos...

Nuestro buen doctor ya se fué, y también lo hizo el capitán...Los que quedamos pensamos entonces que el Sr. Spock no le sobreviviría, porque habían estado demasiado unidos...Sinembargo, hoy Spock comienza su carrera diplomática como su padre, Sarek...y solo quedamos vivos, aunque ya ancianos, Sulu, Chekov y yo.'Tantas veces nos reunimos para hablar de los viejos tiempos...!¡Tantas historias repetidas que no nos cansamos de evocar!

Yo nunca me casé, pero tuve una hija, en uno de aquellos intervalos entre misión y misión, al final de los 5 años, y tras el incidente con V´Ger y más tarde con la muerte y "resurrección" de Spock..me alegré de no estar sola en el mundo porque la vida es efímera y de nosotros no queda nada cuando nos vamos .Mi hija, siempre intentó ocultar su apellido, el mío, por temor a convertirse sin quererlo, en parte de una leyenda...Esta hija mía que no ha heredado las inquietudes aventureras de su madre; una hija que me dio dos nietos a los que adoro y que sí luce orgullosa el apellido de su marido...

Pero la comprendo. Nadie más que nosotros, los de entonces, conocemos lo que ocurría allí; nadie má sabe...somos una leyenda y en las leyendas, la base real, al final, está muy deformada...Y eso me alegra,Hay rumore que dicen que Kirk y Spock se amaban, más allá del amor de "hermanos" que ellos proclamaban...

Como ésto es un diario personal, podría dejar grabada la verdad sobre ello para la posteridad, aunque no lo haré...Y cada uno que modele la leyenda como quiera. Mientras Sulu, Chekov y yo vivamos,-sin contar a Spock, que forjará lejos de la Tierra seguramente, su nueva leyenda y cuya mayor longevidad le hará contemplar un futuro aun distante- siempre habrá gente que nos mire con una mezcla de respeto y admiración...y la leyenda en cierto modo aun seguirá viva...

Pero cuando el último de nosotros se haya ido; cuando Spock haya dejado su "katra" para las generaciones posteriores...solo entonces los rumores más extraños y las teorías más locas, pugnarán con las ideas mas atrevidas sobre lo que nos sucedió, porque no habrá nadie para negar o afirmar su veracidad.

Y, francamente, puede que con los años me haya convertido en una vieja cotilla,pero es lo único que siento no poder presenciar cuando me haya muerto, porque seguramente, alguien acertará...aunque será una más de las muchas opiniones  aparte de la oficial que ofrecerán los libros de Historia, de cara al futuro.

Entonces, esta leyenda que hoy se asoma a nuestras vidas...habrá empezado a convertirse en un MITO.

FIN

Chapter End Notes:

Esto quizás, es lo que Uhura pensaría al final de su vida...y el que tuviera una hija servía a mis propósitos para explicar los cambios entre su generación y la siguiente; además...nadie ha dicho que no la tuviera, ¿verdad?

You must login (register) to review.